Té verde

Como todos los tipos de té, el té verde proviene de la planta Camelia Sinensis. Tras la recolecta de las hojas, estas se someten a un proceso que impide su oxidación. Es por esto por lo que conserva todas las propiedades antioxidantes de la planta. Es decir, que es un muy buen antídoto contra el envejecimiento de nuestras células.

¿De dónde viene?

Podemos encontrar té verde de China y de Japón.
El té verde chino se somete a un proceso de tostado en wok por lo que la bebida adquiere un sabor más dulce y también más potente.
Las variedades de origen japonés se vaporizan, por esto conservan un sabor más herbal y fresco.
¿Cómo y cuándo lo tomo?
Se caracteriza por su bajo contenido en teína por lo que se puede tomar a lo largo de todo el día solo o con un poquito de limón si te apetece.
No se suele recomendar leche de vaca para los tés verdes, pues pierden sus propiedades. Pero, si quieres, puedes probar a hacer un batido con leche vegetal.

Nuestra recomendación
Si te gustan los sabores suaves pero con personalidad, si lo que necesitas es un momento para ti, para desayunar, a media mañana o por la tarde. No lo dudes: el té verde es tu té.

* España Peninsular

Agricultura Ecológica

Sumiller de Té certificado por ITMA

 

(International Tea Masters Association)